Andrew Evans en La Ruta Jordana | Vive Jordania .: Visita Jordania JTB Oficina de turismo en Jordania :.

Andrew Evans en La Ruta Jordana

  • mayo 15, 2017 |
  • Por JTB Copywriter


Descubre Feynan

Soportando el Calor en la Ruta Jordana, por Andrew Evans

Los burros son el mejor amigo del hombre

Tenemos un burro ahora. Su nombre es William Shakespeare y tiene largos bigotes que brotan de su labio superior suave y una barbilla provocadora. Sus orejas altas se mueven como un par de miembros independientes, apuntando hacia arriba como dos signos de exclamación, o bien moviéndose de nuevo tímidamente contra su cabeza, o cayendo de repente como los brazos enojados de un jugador de fútbol molesto por la llamada del árbitro.

Necesitamos un burro, nos dicen, en caso de que nos quedemos sin agua. La mayoría de los días llevo de cuatro a cinco litros de agua, más de un galón, pero algunos días puedo beberlo todo antes del almuerzo. Todo depende del calor del día, y eso está cambiando.

A pesar de que el último mes se ha ido como un solo día en mi cabeza, el calendario dice que marzo y abril ya se han ido y que ahora nos encontramos en el cálido mes de mayo. También nos estamos adentrando hacia el sur y comenzamos a penetrar en la parte más caliente, seca de Jordania. Todos los días mis botas tocan el suelo con nuevos sonidos: más resbaladizo, más crujidos en la grava, más hundidos a través de tierra y polvo, y a veces, arena pura.

El día comienza frío, tan frío que no quiero dejar mi bolsa de dormir. Me despierto y me pregunto, “¿Y si no volviese a salir de mi bolsa de dormir nunca más? ¡Que buena idea! ¿Podría convencer a los demás de que me traigan comida? “Mi saco de dormir es tan cálido y cómodo, y sé que en cuanto me desabroche de esta acogedora cama, el aire frío de la noche golpeará mis piernas desnudas, y cuestionaré el motivo de mi existencia.

G0010102-059321-edited

Calentándose

Esta es la parte más difícil de la Ruta Jordana: no las 400 millas de montañas que estamos cruzando a pie, pero sí la decisión que tengo que tomar cada mañana, solo en la oscuridad, para despertarme y ponerme de pie, tambaleándome sobre las plantas de mis pies y mis piernas rígidas, para empacar todas mis pequeñas cosas necesarias -las baterías, pasta de dientes y calcetines sucios- y empezar a caminar de nuevo. Después de una docena de pasos, mi cuerpo vuelve al ritmo, los músculos se calientan, mis brazos se balancean y me lanzo mentalmente al siguiente horizonte.

El calor lo hace más difícil. Recuerdo un día, bajando un barranco increíblemente empinado mientras teñí directamente frente  a mi un enorme e implacable sol amarillo. Durante una hora, saboreé mi propio sudor mientras caía de mi frente por mis mejillas y por mis labios. Me mareé y me dolió la cabeza hasta que encontré un único árbol con una media luna de sombra, donde me acosté, me quité las botas y permanecí inmóvil durante media hora, agradecido por cualquier ráfaga de brisa.

Algunos días la temperatura del aire alcanza los 40 ° C (104 ° F), pero estos números extremos significan muy poco para mí. Lo único que sé es cómo el calor se siente a las diez de la mañana frente al de las dos de la tarde y cómo el calor del sol se refleja en el suelo rocoso, como si fuese un horno de convección extra-eficiente que te cocina uniformemente en todos lados

El calor es intenso, y francamente peligroso a veces. En esta caminata hemos tenido ya a algunos excursionistas eventuales que terminaron en el hospital por deshidratación y golpe de calor. Se recuperaron rápidamente, pero fue un duro recordatorio para el resto de nosotros de mantener el agua potable,  abastecerse de sales de rehidratación no importa lo terrible que sepan… y para obtener un burro. William Shakespeare puede llevar más de 200 libras en su espalda peluda marrón, pero para nosotros él carga, por lo general, alrededor de 30 litros adicionales de agua, unas 66 libras. Alrededor de la hora del almuerzo, intento aligerar su carga agarrando un litro o dos de sus alforjas, después de lo cual me lo imagino a él suspirando con alivio y agradeciéndome profusamente. El burro sabe que soy un novato en Jordania y un total blandengue, y él se ha dirigido a mí en consecuencia, por lo que en pocos días me he convertido en la principal víctima de sus grandes manipulaciones.

Por ejemplo, una mañana, justo después del desayuno, hice el mejor emparedado de mermelada de fresa:  la coloqué en un círculo masivo de pan de shrak y luego lo enrollé como una crepa. Toda la mañana me la pase anhelando mi almuerzo, caminando cuesta arriba y recordándome con cada respiración, “Oh, pero tengo un sandwich de mermelada para el almuerzo, ¡alhamdullilah!”

Cuando finalmente llegó la hora del almuerzo, me senté en el suelo a la sombra de una acacia, desenrollando con delicadeza mi premio justo cuando una sombra que se alzó oscureciendo mi vista y sentí el calor herbal del aliento de burro de William. Lo miré, y él me miró, luego movió sus labios en una “O” perfecta. Con una rápida inspiración, William Shakespeare chupó el sandwich desde mis manos, completamente satisfecho.

“¡La!” Grité en árabe- “NO” – pero William apretó los dientes y se apartó mientras me aferraba a la orilla restante de mi sándwich. Al final, el burro tomó la parte del león, y me quedé con una triste orilla de pan con jamón, empapada. Para colmo, William volvió por postre, exigiendo mi naranja y absorbiendo toda la cosa en su boca antes de que yo pudiera incluso pelarla. El jugo goteaba por su barbilla y por una vez, su rostro ansioso parecía relajarse.

El calor divide el día a la mitad, quemando a todo sol al mediodía cuando es imposible moverse o hacer algo productivo. Desde el mediodía hasta las cuatro de la tarde, nos escondemos en cualquier sombra que podamos encontrar, incluso si eso significa que estamos todos amontonados detrás de una roca. Entonces el sol se mueve, de modo que en algún momento una parte de mi cuerpo se comienza a cocinar al calor de nuevo, y tenemos que movernos. En poco tiempo, me he convertido en un experto en la geometría de la sombra, contusionando mi cuerpo para ajustarse a la curva del tronco de un árbol, o adivinando cuánto tiempo tengo antes de que la sombra desaparezca y me deje expuesto al sol.

IMG_6072-784568-edited

Muy Temprano como para Levantarse

Estas constantes escondidillas con el sol son un juego mental que exige cambios significativos en la vida. Después de mucha discusión y semanas de sugerir que era una buena idea, finalmente decidimos que empezaríamos a caminar más temprano. Eso significaba desayuno a las 4:30 de la mañana, y salida a las 5:00 de la mañana.

“Empezaré a caminar a las cinco”, proclamó nuestro guía Mahmud. “Cualquiera que quiera unirse a mí en ese momento puede comenzar a caminar conmigo entonces. De lo contrario, si necesitan tiempo extra, pueden unirse a los Mohammads.” No estoy seguro si es por mi reputación establecida como una persona mañanera, o simplemente por mis abundantes aparatos eléctricos, todos con relojes incorporados, pero uno por uno, varios excursionistas me llamaron y me pidieron que por favor despertara a los otros a tiempo, de lo contrario no avanzaríamos distancia alguna antes de que comenzara el calor. Ninguno de nosotros quería tener la culpa de ser la única persona que detenía al resto del grupo, pero la realidad es que nunca es culpa de una sola persona. Un grupo se mueve tan rápido como el grupo mismo decide moverse; y así, esa noche, puse la alarma en mi teléfono para las 3:30 AM. Aunque resulta que no necesitaba la alarma, porque William Shakespeare me despertó con su voz de burro murmurando mientras él mordisqueaba trozos microscópicos de verde alrededor de mi tienda. Sentí su cuerpo empujar contra mi tienda y entonces salté de la cama, me vestí rápidamente, empaqué, y comencé a cantar tan fuerte como pude, con mi voz americana resonando en las oscuras paredes del cañón a las 4 AM.

Admito que me sentí un poco desagradable haciendo esto, pero luego recordé lo que se siente al caminar a las dos de la tarde bajo el sol del desierto. Escuché vagas amenazas de muerte desde las oscuras tiendas a mi alrededor, pero supe que mi misión era demasiado importante para ser disuadida. Busqué a través de la lista de reproducción de mi teléfono por inspiración y ésta mostró un repertorio de rock punk sólido, acabando con un cover fuerte, ligeramente fuera de tono, de The Ramones.

Esto funcionó. A las 4:15 de la mañana, tenía a cada compañero de excursión fuera de su tienda, algunos de ellos claramente furiosos, y sin embargo, una hora más tarde, estábamos en nuestro camino, todos  listos y caminando fuera del cañón antes de que despuntara el amanecer.

IMG_6146-817461-edited

Desde hace unos días, el grupo ha estado discutiendo lo bueno y lo malo de despertarlos con canciones de rock punk, y sin embargo nadie ha estado en desacuerdo con el resultado, que es que todos nos levantamos temprano por la mañana, Comenzando en la frialdad del sendero antes de que el verdadero calor se apodere de nosotros, y terminando cada día más temprano. En cuanto a mí, estoy dispuesto a ser el malo. Incluso si nadie quiere hablar conmigo durante las primeras horas del día mientras caminan hacia la luz del día. De todos modos todos estamos caminando en un estado de semi-consciencia, trazando esta larga línea a través del desierto, pensando o no pensando, dando un paso adelante o quedándose atrás por un corto tiempo, cada uno de nosotros a nuestro propio ritmo. Ya sabemos que dependemos unos de otros, todos nosotros. Todos necesitamos ese impulso extra de nuestros compañeros del sendero, ya sea temprano en la mañana, o a medio camino de la montaña, o después de nuestro almuerzo, cuando es hora de enfrentar el calor una vez más. Juntos, hay suficiente fuerza y ​​persistencia para seguir adelante, y cuando se acaba, siempre tenemos nuestro burro, el obstinado y extravagante William Shakespeare, nuestro oasis caminante, trotando a lo largo de los acantilados y las curvas, sus cuatro cascos marchando como si todo este asunto de la Ruta Jordana fuese un paseo en la feria del condado, y ya ha ganado el primer premio.

Siga mi aventura personal en Redes sociales con #AndrewWalksJordan y #ThruJT y en la página principal de Andrew Walks Jordania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


REDES SOCIALES


POPULAR

¿CÓMO TRANSPORTARSE EN WADI RUM?

¿QUÉ COMER EN JORDANIA?

¿QUÉ VISITAR EN PETRA?

¿QUÉ HACER EN AQABA?