MI VIAJE A JORDANIA EN 2022 | Vive Jordania.: Visita Jordania.

VIAJA A JORDANIA

El país de la hospitalidad te espera


MI VIAJE A JORDANIA EN 2022

  • agosto 17, 2022 |
  • Por qué visitar Jordania


Descubre Feynan

¡Hola! Soy Jorge, mexicano oriundo de Culiacán, el pasado mes de junio fue mi primer viaje a Jordania y esta es la historia de cómo llegué a este hermoso país que ¡Me encantó!

Lo primero que te puedo contar, es que yo nunca he viajado en tour, siempre ha sido por cuenta propia y siempre he buscado los destinos con base en lo quiero visitar. Viajar a Jordania me empezó a atraer porque siempre me ha interesado el Medio Oriente. Hace tres años tuve la oportunidad de visitar Marruecos porque la cultura árabe me llamaba la atención, así que cuando empiezo a armar mi viaje —porque en los veranos viajo a un festival de música en Europa—, pensé hacia qué otro lugar dirigirme, así me decidí por Medio Oriente, y de todo lo que hay, lo que más me interesaba era viajar a Jordania, sobre todo por lo que había leído y escuchado, además que era como que el país sin conflictos en la zona. Y fue así, cuando tomé la decisión de incluir en el plan mi viaje a Jordania.

Fue toda una travesía, un recorrido muy largo, salí desde Culiacán hacia Cancún, de allí hacia Toronto, continué mi viaje hacia Polonia, después me fui para Bélgica, donde estuve en un festival de música, luego me moví para Toulouse, en Francia, seguí hacia Malta y de aquí, por fin, volé hacia Ammán.

Te puedo contar que se siente distinto cuando vas llegando a cada destino, pero Jordania fue diferente, para empezar, cuando te vas acercando y puedes ver todo el desierto ¡Se ve increíble!, vas cruzando y pude ver el Mar Muerto desde la ventanilla del avión. Al llegar al Aeropuerto Internacional de Ammán, pasé por el proceso migratorio, yo traía el Jordan Pass (que te facilita mucho las cosas y los costos), y aun así, fue un poco tardado porque tomaron mi pasaporte, nadie me hablaba en inglés y como cinco veces me preguntaban cosas que no entendía, hasta que llegó un señor y me dijo: “¿You are Jorge?” y le digo “¡Yes!”, “¡Oh, you can go!”  Y ya… Fue todo, quién sabe por qué revisaron y se tardaron en regresarme mi pasaporte. 

Tomé un transporte colectivo que me llevó hasta Ammán, y de ahí me trasladé en taxi hacia un hotel donde renté una habitación en el centro de la ciudad. Llegando dejé mis maletas y esa misma tarde fui a visitar el centro de Ammán, el Teatro Romano y La Citadela. No me imaginaba que Ammán fuera una ciudad tan grande y la gente se me hizo increíblemente agradable. Gente muy hospitalaria, todos te apoyan en todo, pedía una dirección y me la daban, incluso en el centro de Ammán pedí ayuda para llegar a Jerash y un señor de una tienda me anotó en una hoja las instrucciones para dárselas al taxista y que me llevara a la terminal de unos camioncitos y poder llegar a Jerash. Y eso se me hizo un gran detalle. La verdad llegué muy cansado de todo lo que venía viajando, es por eso que dije, “mejor descanso para mañana, ir a visitar un poco más”, así fue mi primer día de vacaciones en Jordania

viaje a Jordania

 

Al segundo día, desde Ammán viajé hacia Jerash, me fui en transporte local desde una pequeña estación al norte de Ammán. Así llegué a Jerash, que me pareció ¡Impresionante!, un lugar muy, muy bonito. Sus ruinas, el Templo de Zeus, todo fue impresionante. Hubo algunas cosas que me llamaron mucho la atención, ya que había unas partes donde tú ibas caminando y ahí estaba la gente local y de repente se ponían a platicar conmigo, y en el templo de Zeus había como un tipo pozo o conexión a un túnel que está hacia adentro y uno de ellos me decía “pon la mano” y al ponerla, sentía cómo circulaba un aire muy frío desde adentro y me platicaba que así eran los sistemas de ventilación o refrigeración que ellos manejaban antes. Eso me pareció muy, muy interesante. Y mientras seguía caminando, casi al final de la ruta en Jerash, me llama otra persona para mostrarme el movimiento que tienen las columnas, el cual prueban al colocar dentro una cuchara y me dice que así eran las alertas de sismos en aquella época, porque de hecho las columnas están hechas con piedras que suenan como campanas. Entonces al tener movimiento, sonaban y la gente ya sabía que había algún tipo de sismo así es como funcionaba antes, cuando la tecnología no es como la tenemos ahora.

viaje a Jordaniaviaje a Jordania

 

Con esto que te platico, podría parecer que yo hablo árabe, pero no es así, la ventaja para comunicarte durante un viaje a Jordania es el inglés. Sí, mucha gente en los lugares turísticos te apoyan con la cuestión del idioma inglés. Ya cuando estás platicando con la gente local, fuera de lo turístico, pues la comunicación es a base de señas.

Durante el viaje pude comparar a Jerash con Roma, ya que estuve allí antes de mi viaje a Jordania, y te puedo contar que ví mejor conservado Jerash, incluso el forum romano, mil veces y lo tienen más cuidado, eso sí, algo que me llamó la atención fue que vi muy poca gente y me comentaba la gente local que después de este tema del Covid, el turismo bajó de manera impresionante, incluso me decían “ahorita que estás visitando Petra, puedes incluso sacar fotos rápido, si hubieras venido antes de la pandemia, hubieras tenido que esperar tiempos larguísimos para poderte tomar una foto en los puntos de interés, esto debido a la cantidad de gente que visita Jordania.

viaje a Jordania

 

Ese segundo día, regresé a Ammán ya por la noche, tomé una cena en el centro y me fui a dormir. 

Al día siguiente por la mañana, me trasladé hacia Petra, al llegar pues prácticamente no hice nada, porque llegué a Wadi Musa, que así se llama el lugar dónde se ubica Petra, me registré en el hotel y solo salí a caminar, a conocer un poco y a comer algo porque no hay mucho que ver allí. Al otro día, temprano es cuando me voy para Petra. Desde las 8 de la mañana para aprovechar todo el día, ya que la idea de hospedarme en Petra, fue justamente por los consejos que había escuchado de gente que había estado platicado, algunos comentaron que si salías de Ammán hacia Petra en el jet bus, aunque tomes el del horario más temprano, llegas alrededor de las 10 de la mañana, pero para las 5 de la tarde ya te estás regresando. Entonces como que en cierto punto tienes que acelerar un poquito el ritmo de la visita en Petra, y yo dije, “no, yo lo quiero disfrutar bien, quiero pasarla bien, conocerla tranquilo, o por si quiero quedarme sentado en un lado viendo algo o si quiero caminar más”, entonces tomé justamente el jet bus para llegar a Petra, pero el día anterior, así me hospedo, descanso y al otro día desde temprano me voy, y aún así, fui terminando de caminar en Petra alrededor de las 6 de la tarde, o sea, pasé todo el día en Petra, lo aproveché lo más posible.

viaje a Jordaniaviaje a Jordania

Tengo que decirte que cuando llegué al Centro de Visitantes de Petra tenía una expectativa no baja, pero sí un poco más baja de lo que en realidad fue. O sea, llegué con la idea que iba a estar bonito, pero mientras avanzaba caminando bajo el sol, con mucho calor ¡Ya!, era como que lo quería hacer más rápido porque estaba demasiado fuerte el calor, así es como yo iba, literalmente debajo y a pleno rayo de sol y nada más, viendo montañitas y todo eso, luego al entrar en ese, como túnel o canal donde hay sombra y allí ya es cuando veo cómo está tallado todo por los años, por el agua y es entonces cuando empieza a llamarme la atención, y dije “¡Wow! no, sí es muy interesante”. Pero ya cuando llegas al tesoro de Petra, la piel se te empieza a enchinar, yo me acuerdo que saqué el teléfono y empecé a grabar ese tramo de camino, y ya cuando sales al “el tesoro” y de repente lo ves enfrente de ti, sí dices ¡Wow! Te quedas un rato viéndolo, mirando los camellos, la gente, yo llegué, estuve un rato ahí frente “el Tesoro”, observando, sacando unas fotos y ya empecé el camino. Algunas personas con las que platiqué con anterioridad, me aconsejaron: “Tú aviéntate el recorrido tú solo, todo el camino te vas a encontrar gente que se te va a acercar y seguramente te va a decir que no, que hay otra ruta, que por acá, y todos te van a decir algo más, pero tú sigue el camino prácticamente es todo derecho, no tienes que estar gastando con la gente local ahí”. Y sé que no es que quieran abusar del turista, pero como dicen “vienen con dinero”, y se te acercan y te dicen cosas, pero lo mejor es que sigas el recorrido, y así lo hice, seguí caminando, llegué hasta el Monasterio, suave, subiendo y parando en todos los puntos que había que ver y me fui acomodando y así se fue pasando el tiempo, me sentaba un rato en la sombra y descansaba, y fue algo muy muy bonito que superó en una manera grandísima mis expectativas.

Al estar allí, la sensación es algo un poco inexplicable, yo se lo compartí a mi familia explicándoles: “Desde que entras a Petra se siente como una vibra de que allí han pasado, no sé, tanto tiempo, tantas cosas, cuánta gente ha atravesado por ahí. Vas caminando y se te hace algo sorprendente”. Esa misma sensación la tuve hace como cuatro años, cuando estuve en las ruinas de Tikal, en Guatemala. Definitivamente sientes algo cuando puedes ver algo impresionante y grande. El decir “¿Cómo hicieron todo esto?” Yo siempre he comparado entre las ruinas arqueológicas, por ejemplo Egipto, las ruinas Mayas, Tikal, Chichén Itzá, todas las zonas de Teotihuacán en México, digo, en aquellos tiempos, la tecnología para la construcción que tenían no era tan avanzada como la tenemos, y sin embargo han sido obras que han perdurado más de lo que hoy, dura una obra moderna. Es algo que te impacta.

Subir hacia el Monasterio fue muy, muy pesado y de hecho yo viajé solo, pero en ese tramo del camino, llegando a las escaleras, conocí a una muchacha de Sudáfrica y pues nos la aventamos juntos, yo me hubiera subido quizás un poco más lento, pero ella no se detenía, pues entonces tuve que seguirle el ritmo y fue muy pesado, pero muy bonito. Las vistas… mientras vas subiendo son impresionantes. Algo muy, muy bonito. Cuando llegas al Monasterio está padre, caminas un poco más hacia arriba del Monasterio y hay unos letreros que te marcan dos caminos, uno te dice “la vista más bonita de Petra o “la gran vista más bonita de Petra. Así que hicimos un volado y dijimos vamos a este y ya fuimos, subimos y fue donde llegamos a esa punta donde se ven todas las montañas y el Monasterio abajo. Y allí estaba un señor local tocando, no sé el nombre de este tipo como de guitarra, tocando música. Creo que ellos son beduinos y estaban tocando y cantando. Y le preguntamos acerca de qué decían las canciones, y mientras nos explicaba, nos invitó té, nos dijo “esta es mi casa, ustedes son siempre son bien recibidos” y así, seguían llegando más y más turistas, ya fue cuando nos movimos para que los demás pudieran aprovechar eso que nos tocó vivir a nosotros ahí.

viaje a Jordania

 

A las 6 de la tarde, tomé ya el camino del Monasterio hacia atrás y todavía estaba fuerte el solecito.

 

Continúa…

¿Te gustó este artículo?

Aún hay mucho por descubrir de Jordania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



POPULAR.

VACACIONES EN FAMILIA EN JORDANIA

TAXIS EN JORDANIA

QUÉ HACER EN JABAL AL-WEIBDEH

GASTRONOMÍA DE JORDANIA II

enlace copiado al portapapeles

Estás a un clic para estar actualizado de todo lo que sucede en Jordania.
Suscríbete a nuestro Newsletter

Al enviar este formato aceptas nuestras Políticas de Privacidad

EXPERTOS EN JORDANIA

Reserva en línea, capacitación especializada, explora nuestro blog.


TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2021