A TODOS LES ENCANTA HASHEM | Vive Jordania.: Visita Jordania.

VIAJA A JORDANIA

El país de la hospitalidad te espera


A TODOS LES ENCANTA HASHEM

  • mayo 02, 2018 |
  • Por qué visitar Jordania


Descubre Feynan

El Restaurante Hashem de Alta Demanda, con almuerzo Jordano al aire libre y sin menú.

Turistas y lugareños por igual se reúnen en Hashem en el centro de Amman, el restaurante que está siempre abierto donde los camareros adivinan cuántos falafeles puedes comer.

Por SABA IMTIAZ 12 de Marzo, 2018

En una tarde cualquiera en el centro de Amman, siempre hay alguien de pie afuera del toldo del Hashem, embobado, mientras se despliega a la vista un imponente cuadro de comida y el olor embriagador del freír los falafeles lo ha detenido en seco. El restaurante abierto las 24 horas es un comedor, un destino turístico, incluso quizás un sitio de patrimonio. Durante décadas, casi tanto tiempo como el Amman moderno ha sido moderno, Amman-Hashem ha servido tanto a la realeza jordana como a los viajeros de mochila al hombro. Es una referencia en Amman: si vas a tomar un taxi al centro de la ciudad, solo decir ‘Hashem’ funciona mejor que una dirección. Todos conocen el Hashem, pero a diferencia de la mayoría de los restaurantes cuyo atractivo ilusorio se disuelve a medida que su notoriedad crece, todos aman el Hashem y todos quieren almorzar allí.

El Hashem no se siente como un restaurante común. Es un espacio al aire libre con mesas y sillas de plástico, intercalado con una sala frontal decorada con fotografías enmarcadas y recortes de periódicos, y un espacio de mostrador con cubas de hummus y baba ghanoush para llevar. Los asientos se extienden a otro espacio que se parece más a un garaje que al comedor de uno de los restaurantes más reconocidos del país.

A la hora del almuerzo,  el Hashem es una escena de energía frenética: los camareros caminan a través de las mesas puestas al azar, colocando el falafel en los platos, repartiendo hummus en recipientes para llevar y cuencos. Comer en el Hashem significa confiar en su historia y reputación: no hay menús. Sirven solo lo básico: hummus, falafel, fuul, un plato picante de habas y en los últimos años, han añadido papas fritas, baba ghanoush, sándwiches de falafel y grasa, garbanzos en salsa de yogur. Tampoco hay raciones para servir, y tampoco hay listas de precios.

La gente hace sus pedidos: «Sahan falafel, fuul, hummus, batata» (un plato de falafel, fuul, hummus, papas fritas) a los camareros, que no toman notas y no hacen preguntas. Con una mirada, el mesero simplemente dimensiona a los comensales, calculando su apetito -quizás con un conocimiento perfeccionado al atender a las personas las 24 horas del día, los siete días de la semana- y con un solo un viaje logra proveer suficiente hummus y falafel recién frito y crujiente, de tal manera que rara vez necesitan pedir una segunda orden.

El Hashem equilibra hábilmente su posición como atractivo para turistas y lugar altamente frecuentado, tal vez porque no hace concesiones a nadie: todos son tratados y servidos exactamente igual.

Hashem

Fotografía de: ourworldinreview

 

Los meseros vigilan la entrada y las mesas que se llenan rápidamente a medida que los comensales las inundan: una familia de seis, jóvenes adolescentes llenos de independencia, un grupo de turistas, con los ojos abiertos y envueltos en largos pañuelos. Los asientos son limitados, sin embargo,  en Hashem rara vez se rechaza a las personas. Las sillas están apretujadas contra la cocina, afuera debajo de los paraguas, al lado de la habitación delantera con una vista de las cubas, apretujadas en cualquier rincón disponible. Los camareros colocan una hoja de plástico sobre la mesa y luego en una sucesión rápida ponen los demás accesorios de mesa: manteles de papel, una cesta de pan, un plato de hojas de menta y cebollas, un tazón de shatta, salsa de chile y sal. Vuelven con los tazones de barro de hummus y fuul distintivamente modelados, y un plato de plástico de falafel.

«¿Shai?», Pregunta el camarero, saludando a un tipo al que delegaron con bandejas de té en el espacio. Vasos de plástico llenos de té negro caliente se depositan en la mesa para beber con hojas de menta y cubos de azúcar.

«Sahha«, dice, buen provecho, y se precipita a la mesa contigua.

Vuelve casi tan pronto como la mesa termina de comer. Se lleva los tazones, luego barre todo el tapete de plástico, migas, tazas y todo, limpiando el lugar para el próximo grupo que viene por el almuerzo, atraído por el olor a falafel.

 

Versión original visita: www.saveur.com/hashem-restaurant-jordan

Fotografía: Gabriela Herman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



POPULAR

DELICIAS DE JORDANIA

PETRA, UNA MARAVILLA QUE ENAMORA AL MUNDO ENTERO

JORDANIA, UN DESTINO ESPECTACULAR

MEXICANOS EN JORDANIA

enlace copiado al portapapeles

Suscríbete a nuestro Newsletter

Y recibe lo mejor de Jordania en tu idioma


Al enviar este formato aceptas nuestras Políticas de Privacidad
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2021